09/Jul/2018

Palomo Spain: “Si alguien se siente raro, que se venga con nosotros y se sentirá normal”

Por UAM Cuajimalpa / /

  • En el Museo de Ciencias Naturales de Madrid se presenta una colección más sobria que de costumbre, pero igual de espectacular, y con la mayor capacidad de convocatoria de la ciudad.

El Museo Nacional de Ciencias Naturales en Madrid revalidó su título de Wunderkammer español por antonomasia gracias al nombre con el que el diseñador bautizó su desfile, las osamentas suspendidas del techo y los ejemplares de taxidermia de las vitrinas que jalonaban el camino de los modelos, pero sobre todo por el público congregado en el lugar.

Ninguno de los críticos de Alejandro Palomo (Córdoba 1992), se atreven a negarle la habilidad que tiene para atraer la atención de personas diversas y llamativas. El diseñador de ropa expresó que su facilidad de relacionarse con todo tipo de personas le ha brindado la oportunidad de reunir en un solo recinto a diversas personalidades: “Me puedo relacionar por igual con el más conservador o con el underground, con la aristocracia o con los pobres. Son todos amigos y punto”.

Otro de los méritos de Palomo es el sentido del espectáculo. Así, durante el desfile los asistentes pudieron apreciar referencias a las reinterpretaciones saharianas de Yves Saint Laurent, las ilustraciones del Mahabhárata, las odaliscas de Ingres, los habitantes del monte Olimpo, la jet-set setentera, la moda masculina del siglo XVIII (donde una típica casaca de la época puede sin embargo aparecer ribeteada de botones de color caramelo), los pierrots y arlequines picassianos, los folletines de Louis Feuillade y quizá el Judex de Georges Franju.

El modisto señala “Yo hago un activismo diferente. Nunca he hablado de revolución sexual ni de genderless, y sin embargo todo eso se ha hablado de mí. Me han dado premios por mi aportación al tema LGTB, lo que he hace muy feliz, pero al ver premiados anteriores me he encontrado gente con un historial de sufrimiento y lucha, y yo he sido lo contrario. He crecido viéndolo totalmente normal todo. Para mis padres no había ningún problema en que yo tuviera una novia o un novio. Para mí eso es lo bonito. Si alguien no te acepta, el problema es de él, no tuyo. Y si alguien se siente raro, que se venga con nosotros que se sentirá normal”.

Con información de El País

https://elpais.com/elpais/2018/07/09/icon/1531120444_194659.html

Con imagen de El País

https://elpais.com/elpais/2018/07/09/icon/1531120444_194659.html