14 Jan 2020/ Miscelanea

La marcha por la paz global recorrerá 10 países en un año

Por UAM Cuajimalpa a las 01:01 pm


Mientras el año se cerraba con el descontento popular multiplicándose por todas las latitudes del planeta y las protestas violentas se extendían desde Hong Kong a Chile y desde Francia a Argelia, medio centenar de personas seguía su marcha por la paz alrededor del mundo.

Desde el pasado octubre, el grupo de Jai Jagat (Victoria Universal, en hindi) camina los 14 mil kilómetros que separan Nueva Delhi (India) de Ginebra (Suiza) para demostrar que puede existir un futuro diferente para el planeta y que hay un camino distinto. Esta iniciativa pone el foco sobre problemas que afectan a comunidades de todo el mundo y que, aunque necesitan de políticas y acciones concretas, deben contar con apoyo universal.

La marcha está en las afueras de Nagpur, la tercera ciudad más importante del estado de Maharashtra, cuya capital es Mumbai, separadas por 800 kilómetros. Pasarán dos días allí impartiendo unos talleres para luego caminar hasta Wardha, la ciudad en el corazón de India desde donde Gandhi lideró el movimiento por la independencia. Desde allí, el grupo viaja a Armenia a principios de febrero.

“Construimos un movimiento global para erradicar la pobreza, reducir la discriminación, preservar el medio ambiente y solucionar conflictos de forma pacífica”, explica Yann Forget, coordinador francés del grupo Jai Jagat que abandera algunos de los objetivos de desarrollo sostenible suscritos por líderes mundiales hace cuatro años bajo auspicio de Naciones Unidas.

Precisamente, la sede de la ONU en Ginebra (segunda más importante de esta institución) es el destino final de esta expedición; que espera unirse a miles de personas de otros países el 2 de octubre de 2020; justo un año después de haber comenzado, el día en que se cumplía siglo y medio del nacimiento del Mahatma Gandhi. “Él defendió un sistema económico en el que se priorizase a los seres humanos y el medio ambiente. Sus soluciones y métodos siguen siendo relevantes ahora”, resume Forget.

En el año que conmemora el 150 aniversario de la llegada al mundo de Mohandas Karamchand Gandhi, su importancia sigue tan vigente como entonces. Su ahimsa (no violencia) rebeló a un continente contra siglos de opresión.

La masacre colonial se enfrentó a cientos de millones de indios guiados por una incorruptible resistencia pacífica; insólita en un mundo entre guerras. Vivió con los desposeídos de la tierra, intocables, trazando un puente con la sociedad que les discriminó. Y tras el éxito de un movimiento emancipador para mujeres y hombres de toda condición, se opuso a la fragmentación de India en sus identidades religiosas. Así, cuando todos celebraban la independencia del continente, Gandhi arriesgaba su vida para controlar la violencia sectaria. Acabó su misión como la empezó: caminando descalzo entre cristales rotos arrojados por los que se oponían a un credo basado en la convivencia y la concordia entre religiones, castas y clases.

Su vida fue su mensaje; el mismo que lidera este movimiento global por la paz. “Los objetivos de desarrollo tienen la misión de que el progreso global no deje a nadie atrás, como Gandhi solía insistir en que hay que pensar en la última persona de la sociedad”, explica Rajagopal P.V, director de Ekta Parishad, organización que encabeza la actual marcha; a la que se han suscrito otro medio millar de colectivos de todo el mundo.

Rajagopal lideró la marcha nacional de 25 mil personas que llevó los derechos forestales y la reforma agraria al centro del debate político en India hace una década. Las actividades organizadas por Ekta Parishad buscan dignificar a las comunidades locales, empoderarlas y aconsejarles para que busquen soluciones a sus problemas. “Generar confianza, ofrecer análisis socio-político, explicar el funcionamiento de las instituciones y enseñar la no violencia”, resume Rajagopal, son los pilares sobre los que se educa a líderes locales jóvenes para que sean agentes de cambio a nivel comunitario. Una estrategia para el progreso que enseñarán en sus siguientes destinos, hasta Suiza: Armenia, Georgia, Bulgaria, Serbia, Bosnia-Herzegovina, Croacia e Italia.

“Esta marcha se presenta como una llamada global. Y es así como yo lo he vivido. Es un trayecto a pié para ver y aprender de otras culturas pero también es un viaje espiritual. Como el camino de Santiago”, explica Javier Leal, único español que hace el recorrido completo. Este médico madrileño cuenta que los valores de respeto, compasión y amor que encarnó Gandhi merecen ser pregonados hoy con más insistencia que nunca. Medio centenar más de caminantes le acompañan desde que echó a andar en Nueva Delhi el pasado octubre.

 “Necesitamos que la mayoría privilegiada se movilice en favor de las minorías vulnerables”, dice esta comunicadora social de 34 años; que se unió a la marcha en diciembre. “Allá en Argentina no hay guerras, pero sí violencia; como la de las multinacionales a los aborígenes. Es por eso que el mensaje de Gandhi sigue teniendo vigencia y es un deber reivindicar sus valores. Él dijo que el futuro depende de lo que hagamos nosotros en el presente y esta es una buena forma de contribuir a eso”.

 

Con información de El País

https://elpais.com/elpais/2020/01/10/planeta_futuro/1578670046_607240.html

Imagen tomada de El País

https://elpais.com/elpais/2020/01/10/planeta_futuro/1578670046_607240.html


Próximos Eventos

Aún no existen eventos